737 Max 8 de Ethiopian Airlines: los pilotos siguieron los procedimientos de Boeing

Un informe preliminar de la Oficina de Investigaciones de Accidentes de Etiopía (AIB’s) determinó que los pilotos de la aeronave siniestrada el mes pasado, siguieron los procedimientos de Boeing elaborados después de un choque similar en Indonesia cinco meses antes.

Según la AIB’s, el Boeing 737 Max 8 experimentó varios eventos de “pitch-down” (movimiento para inclinar la nariz del avión hacia abajo), que los investigadores creen que están relacionados con el sistema MCAS (Maneuvering Characteristics Augmentation System), un software exclusivo de Boeing instalado en la familia Max 8 y 9, que tiene la función de mantener la posición correcta de la nariz de la aeronave en caso de que el ángulo de ataque (AoA) exceda la limitación durante la fase manual de vuelo y ponga en riesgo su sustentación. El sistema se activa automáticamente cuando percibe que el AoA excede el ángulo de ataque a baja velocidad y baja altitud.

Luego del accidente del 737 Max 8 de Lion Air en Indonesia, que en octubre pasado se cobró la vida de 189 personas, el fabricante emitió una guía de entrenamiento revisada que informaba a las tripulaciones sobre cómo detener las entradas de MCAS. A pesar de que, aparentemente la tripulación del 737 de Ethiopian Airlines siguió esos nuevos procedimientos, los eventos de “pitch-down” continuaron hasta que la aeronave se estrelló.

“A pesar de su arduo trabajo y el pleno cumplimiento de los procedimientos de emergencia, la tripulación no pudo recuperar el avión de la persistente caída en picada. Como la investigación continúa con un análisis más detallado, continuaremos con nuestra plena cooperación con el equipo de investigación”, expresó un comunicado de la aerolínea africana.

Por su parte Kevin McAllister, President y CEO de Aviación Comercial de Boeing, agradeció a la AIB´s por su “arduo trabajo y continuos esfuerzos” y se comprometió a realizar una “cuidadosa revisión del informe preliminar y tomar todas las medidas necesarias para mejorar la seguridad de nuestra aeronave”.

Asimismo, en su página oficial, el fabricante reconoció que “el informe preliminar contiene información del registrador de datos de vuelo que indica que el avión tenía un ángulo erróneo en la entrada del sensor de ataque que activó la función MCAS durante el vuelo, como lo hizo en el caso del Lion Air 610”. Y agregó que “para garantizar que la activación no intencionada del MCAS no vuelva a ocurrir, Boeing ha desarrollado y planea lanzar una actualización de software para el MCAS y un programa integral de capacitación complementaria y educación asociada para pilotos del 737 MAX.

Mientras tanto, la FAA ha comenzado una revisión exhaustiva de la certificación de la familia 737 Max que podría tomar varias semanas o incluso meses en completarse.

Fuente: Boeing