El Aeropuerto Internacional de Comodoro Rivadavia posee la primera terminal sustentable del país

En el día de ayer, se inauguró la nueva terminal del Aeropuerto Internacional General Enrique Mosconi en Comodoro Rivadavia, que obtuvo la certificación mundial LEED, la cual establece normas específicas de construcción que priorizan la utilización de materiales de la zona, el uso responsable de la energía y de los recursos naturales. De esta manera, se convierte en el primer aeropuerto sustentable de nuestro país.

El aeropuerto patagónico, que durante 2018 recibió a 680.029 pasajeros- un 10% más que en 2017-, es el único del país que cuenta con una terminal con certificación LEED (Leadership in Energy and Environmental Design) que garantiza procesos de construcción sustentables y de alta performance.

Según el comunicado emitido por el Ministerio de Transporte, la obra presenta nuevos halls de arribos y partidas, un sector gastronómico y otro de embarque con dos nuevas puertas y mangas, entre otras mejoras y modernizaciones. Se espera, próximamente, comenzar con la obra de la Torre de Control, que se extenderá en un plazo estimado de un año y cuatro meses.

La nueva terminal cuenta en la actualidad con una superficie total de 8.400m2 conformados por: subsuelo, planta baja, planta alta, sala y edificio técnico. Además, 514m2 de edificios anexos con pórtico de acceso y puesto fijo. También se encuentran trabajando en la renovación total de la pista de aterrizaje, las calles de rodaje, de la plataforma comercial y del sistema de balizamiento.

La ceremonia de inauguración contó con la presencia de Guillermo Dietrich, ministro de la cartera de Transporte y Martín Eurnekian, presidente de Aeropuertos Argentina 2000, acompañados por funcionarios provinciales y municipales. “Desde hoy Chubut tiene un nuevo aeropuerto, el primero sustentable del país. Hace 42 años que no se hacían obras de esta envergadura”, expreso el ministro de Transporte.

Por otro lado, Martín Eurnekian señaló: “Es un orgullo inaugurar esta nueva terminal en una ciudad emblemática de nuestra Patagonia. En este caso, además, con el condimento de ser una terminal que tiene una certificación internacional por su innovación en energía y gestión ambiental, la primera en nuestro país”. Además, agregó “Hoy estamos llevando adelante obras en gran parte de los aeropuertos (…) con un importante programa de inversiones y expansión de infraestructura. Esto nos enfoca aún más en modernizar y mejorar los aeropuertos para prestar servicios de calidad y conectar a los argentinos con más ciudades del país y con el exterior, a través de mejores y mayores conexiones aéreas.

La obra, informan desde el Ministerio, fue auditada periódicamente por USGBC (UnitedStates Green Building Council), la organización que entrega dicha certificación. LEED acompañó todo el proceso de edificación para otorgar la certificación “Gold” al aeropuerto, una de las más altas que otorga dicha organización. LEED establece normas específicas de construcción que priorizan la utilización de materiales de la zona, el uso responsable de la energía y de los recursos naturales.

Las infraestructuras que cuentan con la certificación Leed: demuestran una reducción en costos operativos, demuestran un incremento en el valor de la propiedad, conservan agua y energía, son espacios más sanos y seguros para sus ocupantes, reducen la emisión de gases dañinos, y demuestran el compromiso de con el ambiente y la sociedad en general.

La terminal fue pensada como sustentable desde el inicio, con cinco ejes: el sitio, el consumo de agua y el uso de energía, la selección de materiales y recursos, y el cuidado de la calidad ambiental interior.La inclusión de vegetación en el techo no solo minimiza la absorción de calor, sino que también restaura las condiciones nativas ofreciendo nuevas áreas.

Trabajo realizado en la Terminal del Aeropuerto Internacional de Comodoro Rivadavia

La nueva Terminal cuenta con: 12 puestos de check in, dos mangas, cuatro puertas de embarque, tres cintas de equipaje en arribos, 560 puestos de parking, y dos cabinas de cobro y nuevos carriles en el acceso. Además, posee una Sala VIP con atención personalizada al público y todos los servicios acordes a una sala moderna.

Durante la primera estapa se trabajó en el nuevo hall de partidas, en el que se habilitaron 10 nuevos mostradores de Check -in. Además, se construyó el nuevo edificio técnico y un puesto de control de acceso a la plataforma que incrementó la seguridad operativa del aeropuerto.

En la segunda etapa, inaugurada en el día de ayer, se sumaron dos más, se renovó el sector gastronómico, y se incorporó un nuevo Hall de Arribos con dos nuevas cintas de equipaje. En la planta alta se puso en funcionamiento parte del nuevo sector de Pre Embarque con una superficie de 1.000m² con dos puertas y una nueva manga que facilitó el acceso de los pasajeros a las aeronaves en una zona en la que predominan las bajas temperaturas y las ráfagas de viento. También, se demolió la vieja terminal para dar paso a la ampliación final del aeropuerto. Esas obras incluyeron la ampliación del Hall Público en la Planta Baja, con un nuevo acceso y nuevos locales comerciales, aumentando la oferta de servicios.

Otro de los trabajos realizados fue la construcción de un patio de valijas con una nueva cinta de equipaje, y se incorporó un nuevo sector de control de Aduana, Migraciones y Senasa, con sus respectivas oficinas operativas. Se sumaron 520m² a la sala de Embarque completando un total de cuatro puertas, lo que ahora permite manejar de forma simultánea los vuelos de cabotaje e internacionales.

 

Fuente y Fotos: Ministerio de Transporte/Aeropuertos Argentina 2000