Nuevo récord mundial de altitud para el Perlan 2 en El Calafate

El domingo pasado Airbus Perlan Mission II, la iniciativa pionera para volar sin motor hasta la frontera con el espacio, volvió a hacer historia en El Calafate. El planeador logró una altitud de más de 62.000 pies (18.898 metros), en la estratosfera, y estableció un nuevo récord mundial de vuelo sin motor pendiente aún de validación.

La aeronave presurisada Perlan 2—diseñado para elevarse hasta los 90.000 pies—cruzó la línea de Armstrong, la altitud por encima de la cual la sangre expuesta de un ser humano entra en ebullición en caso de que la aeronave se despresurice.

Los pilotos Jim Payne y Morgan Sandercock, ya habían alcanzado el 3 de septiembre de 2017, con el mismo planeador y en la misma remota región de la Patagonia argentina, el  récord mundial de altitud de 52.127 pies (15.902 metros). Ese logro, rompió el récord anterior establecido en 2006 por el Perlan 1, el primer planeador sin presurizar que pretendía llegar a la estratosfera, pilotado por el fundador del Proyecto Perlan, Einar Enevoldson, y su principal patrocinador, Steve Fossett.

“Este es un momento histórico para todos los voluntarios y patrocinadores de la Airbus Perlan Mission II, quienes luchan por hacer realidad esta iniciativa aeroespacial sin ánimo de lucro“, dijo Ed Warnock, CEO del Proyecto Perlan. “La victoria de hoy, y cualquier otro hito que logremos este año, es un testimonio del espíritu pionero de todas las personas que participan en el proyecto y organizaciones que nos apoyan“.

En 2018, otro de los logros del Proyecto Perlan, fue la introducción de un remolcador de veleros innovador. En lugar del tradicional remolcador, el planeador de Airbus, fue remolcado hasta el principio de la estratosfera por un avión turbohélice de reconocimiento a gran altitud, el Grob Egrett G520, modificado para la tarea.

Operado por AV Experts, LLC y piloteado por su jefe de pilotos, Arne Vasenden, el Egrett elevó al Perlan 2 hasta unos 43.000 pies (13.106 metros), aproximadamente la altitud máxima  que alcanza un Airbus A380.

Recordemos, que para volar en las zonas más altas de la atmósfera de la Tierra, los pilotos del Perlan 2 aprovechan las ondas de montaña estratosféricas, un fenómeno atmosférico que se forma a partir de corrientes de aire ascendentes que inciden sobre las laderas de las grandes cadenas montañosas y se propagan hacia el espacio en forma de onda a sotavento por la acción del vórtice polar.

El fenómeno ocurre solo durante un breve período de tiempo cada año y en pocos lugares de la tierra ubicados en los Andes argentinos, y El Calafate es uno de esos lugares donde estas corrientes de aire pueden llegar a superar los 100.000 pies.

A diferencia de los aviones de investigación con motor, el Perlan 2 no contamina ni calienta el aire, lo que lo convierte en una plataforma ideal para realizar estudios atmosféricos.

Esta temporada, a bordo del Perlan 2 se llevan a cabo investigaciones desarrolladas por el comité de investigación y ciencia del Proyecto Perlan y otros proyectos creados en colaboración con organizaciones y escuelas de Estados Unidos y Argentina.

El planeador , informan desde Airbus, seguirá aprovechando las condiciones meteorológicas hasta mediados de septiembre para intentar volar aún más alto y realizar investigaciones en la estratosfera.

 

 

Fuente: Airbus