Se presentaron propuestas para mejorar la red de rutas aéreas argentinas

En el día de ayer, con la participación de la Empresa Argentina de Navegación Aérea (EANA) y operadores aerocomerciales, finalizó la segunda reunión de Optimización de Rutas Aéreas (RO2). Durante el encuentro, se presentaron diecinueve propuestas de mejoras que pasarán a la próxima fase de análisis para su implementación y seis propuestas que serán analizadas con mayor profundidad a fin de tomar la mejor definición.

En la jornada RO2, informan desde EANA, se dio un nuevo paso en la búsqueda de mayores eficiencias de navegación en rutas aéreas tanto nacionales como de conexión regional. El objeto de esta labor para el organismo nacional, es contar con rutas más cortas y eficientes, de menor consumo de combustible y contaminación atmosférica. Además, de mejorar la coordinación del tránsito aéreo.

Fueron parte del encuentro: miembros de líneas aéreas, personal EANA proveniente de distintos centros de control de área (ACC) y de EANA Central, quienes analizaron en conjunto las propuestas recibidas por la Empresa en una segunda etapa de mejoras de la red de rutas aéreas y el espacio aéreo nacional.

Junto con representantes de operaciones de Aerolíneas Argentinas, Austral Líneas Aéreas, Andes Líneas Aéreas y Norwegian Argentina, los encargados de diseño del espacio aéreo de EANA delinearon nuevas trayectorias, que permitirán volar con mayor eficiencia –menores tiempos de vuelo y consumo de combustible- y mejorar la coordinación del tránsito aéreo.

Algunas de las rutas-sujetas a homologación por parte de ANAC– que fueron mencionadas durante el encuentro fueron:

Bariloche-Buenos Aires; Bariloche-Tucumán; Buenos Aires-Iguazú; Buenos Aires-Lima (Perú); Córdoba-Bariloche; Córdoba-Mar del Plata; Córdoba-Neuquén; Córdoba-Punta Cana (Rep. Dominicana); Córdoba-Río Grande; Córdoba-Santiago de Chile; Comodoro Rivadavia-Rio Gallegos; Santiago de Chile-Buenos Aires; Santiago de Chile-Neuquén, Santiago de Chile-San Pablo.

Anteriormente, se había realizado la RO1, la primera  de estas experiencias-señalan desde EANA- de trabajo conjunto. En esa ocasión, se obtuvieron resultados satisfactorios en la implementación de los procedimientos de Navegación Basada en la Performance (PBN, por sus siglas en ingles). Los ahorros fueron de 800.000 millas náuticas voladas, 11.000.000 de litros de combustible, 44.000 toneladas de CO2 y 29.000.000 de dólares.

En 2018, EANA cerró el año con 60% de procedimientos PBN, y su objetivo para 2019 es alcanzar el 80 por ciento.

Desde el organismo dependiente del Ministerio de Trabajo, hacen hincapié, que la metodología de trabajo conjunto para la optimización de rutas aéreas se realiza a nivel regional en el ámbito de la sede de Lima de la OACI (Organización Internacional de Aviación Civil), y fue adoptada por EANA fomentando la Toma de Decisiones de Manera Colaborativa en conjunto con la comunidad aeronáutica.

Fuente y Foto: EANA