Un compromiso unificado en la sostenibilidad de la aviación

La industria de la aviación se ha comprometido con objetivos ambiciosos para reducir las emisiones de CO2. Los directores de tecnología de siete de los principales fabricantes aeroespaciales del mundo, emitieron una declaración conjunta para demostrar cómo están colaborando y compartiendo enfoques para impulsar la sostenibilidad de la aviación y alcanzar los objetivos de toda la industria.

La aviación conecta nuestro mundo moviendo a las personas de manera eficiente y rápida, abriendo nuevas oportunidades económicas, transportando alimentos y mercancías por todo el planeta. La aviación genera ricos intercambios culturales, contribuyendo a la coexistencia pacífica. Al mismo tiempo, el cambio climático se ha convertido en una clara preocupación para nuestra sociedad. El impacto de la humanidad en el clima requiere acción en muchos frentes. La industria de la aviación ya está tomando medidas importantes para proteger el planeta y continuará haciéndolo.

La actividad aérea contribuye al dos por ciento de las emisiones de dióxido de carbono hechas por el hombre. La industria se ha desafiado a sí misma a reducir las emisiones netas de CO2, incluso mientras crece significativamente la demanda de transporte aéreo. A través del Grupo de Acción de Transporte Aéreo (ATAG), la industria de la aviación se convirtió en el primer sector industrial del mundo en establecer un objetivo ambicioso: reducir las emisiones de CO2 a la mitad de los niveles del año 2005 para 2050, y limitar el crecimiento de las emisiones netas de CO2 para 2020.

Se está en camino de cumplir a corto plazo ese compromiso; incluyendo la implementación durante este 2019 del programa del Plan de reducción y compensación de emisiones de carbono para la aviación internacional (CORSIA) según lo acordado por las naciones de la Organización de Aviación Civil Internacional (OACI). Los jefes de tecnología de las siete principales fábricas de aviación del mundo,  trabajan en un nivel sin precedentes para garantizar que la industria cumpla con estos compromisos agresivos y necesarios. Para ayudar a lograr estos objetivos, los acuerdos globales alcanzados a través de la OACI, exigen que se establezca un estándar de rendimiento de eficiencia de combustible, como parte del proceso de certificación aplicado a cada avión.

La aviación continuará confiando en los combustibles líquidos como fuente de energía fundamental para aviones más grandes y de mayor alcance en el futuro inmediato. Por lo que el desarrollo de combustibles sostenibles (SAF, por sus siglas en inglés) que utilizan carbono reciclado en lugar de fósiles y cumplen con estándares de sostenibilidad sólidos y creíbles, es un componente esencial para un futuro sustentable. Cinco vías para la producción de SAFs ya han sido aprobadas para su uso, con la producción a escala comercial de una de estas vías ya implementada. Instituciones de investigación y empresas en diversos sectores industriales, ya se encuentran trabajando en este proyecto de investigación. Ahora lo que se necesita es una expansión del apoyo gubernamental para el desarrollo de tecnología, inversión en instalaciones de producción e incentivos para la producción de combustible en todo el mundo.

La aviación se encuentra en los albores de la “tercer era”, basada en los cimientos establecidos por los hermanos Wright y los innovadores de la era de los jets en la década de 1950. La tercera era de la aviación es posible, gracias a los avances en nuevas arquitecturas, eficiencias termodinámicas avanzadas del motor, propulsión eléctrica e híbrida eléctrica, digitalización, inteligencia artificial, materiales y fabricación. Las aeronaves más grandes comenzarán a beneficiarse de diseños novedosos que mejorarán aún más la eficiencia a través de la gestión de la resistencia de las aeronaves y la distribución de la propulsión de nuevas formas. Asimismo, los nuevos materiales permitirán aviones más ligeros y eficaces.

Esta nueva era promete un impacto positivo y transformador en las vidas de todo el mundo. El futuro de la aviación es brillante. Sin embargo, además de los importantes esfuerzos que está realizando el sector, también se depende del apoyo coordinado de los responsables políticos, los reguladores y los gobiernos que trabajan juntos para lograr estos objetivos.Este enfoque es necesario para hacer que la aviación sea sostenible y pueda desempeñar un papel aún más importante para nuestra comunidad global.

Fuente y Foto: Airbus