Nuevos elementos en el caso “Campo de Mayo 1972”

Luego de un año de la publicación de “Un caso enigmático esclarecido por la FAA”, el Director de la CEFAe, Com (R) Rubén Lianza, recibió la inquietud de que el testigo de dicho avistamiento, Comandante (R) de Gendarmería Héctor Flores, no estaba de acuerdo con dicha resolución. Según este testigo, al final de su avistamiento habría observado que el presunto OVNI hizo “virajes escarpados” y adoptó la forma de un “elemento contundente”.

Todos los elementos de análisis, incluyendo los dibujos de los testigos y las mismas declaraciones que constaban en el documento desclasificado por Gendarmería Nacional habían confirmado que lo que vieron en aquella oportunidad los tripulantes de la aeronave Cessna 182 de esa Fuerza fue, efectivamente, una nube de bario lanzada desde un Cohete Rigel que despegó a las 20:28 hs, o sea, dos minutos antes de la hora de avistamiento referida por los testigos. Consultando el documento original del Informe EANI 1/72 que incluye el Lanzamiento del Rigel 05 el dia 2 de noviembre de 1972, el equipo de CEFAe pudo corroborar que la curva teórica de la parábola de vuelo de este cohete sonda, indica que, lanzado con un ángulo de rampa de 87°, el cohete alcanza la altitud de inyección de la nube de bario (170 km) exactamente a los 2 min del despegue. Esto confirmaría que el horario de inicio del avistamiento (20:30hs) coincide con los dos minutos de diferencia entre dicha observación y el lanzamiento del cohete Rigel.

Si bien la hora planificada para el lanzamiento que figura en el Informe Original estaba fijada para las 20:25 el Com. Luis Cueto -suscriptor de dicho informe- confirmó telefónicamente a la Comisión de la FAA que era posible que el  horario real de lanzamiento haya sido a las 20:28 (hora local) por ajustes de último momento en la rampa de lanzamiento, lo cual confirma una vez más, que la observación de las 20:30 hs desde Campo de Mayo, estaría en perfecto sincronismo con el despliegue de la nube de bario, dos minutos después del lanzamiento.

Por otra parte, este tipo de nubes ionizadas exhibe una forma y una disposición de colores idéntica a la descripta por los testigos en sus dibujos. La radiación de los átomos de bario ionizados, corresponde a las regiones del espectro violeta, azul y rojo, produciendo un color purpúreo.

Al respecto la Comisión exhibe una captura de un video editado en “cámara rápida”, sobre el lanzamiento de una nube de bario donde la notable similitud de los colores de la nube ionizada con los dibujos que hicieron los testigos y muy especialmente su disposición (rojo en la mitad superior, una banda violeta en el centro y azul/celeste más abajo), en una coincidencia casi perfecta con los tres colores utilizados para el dibujo.

El argumento en disidencia con la conclusión del primer análisis se fundamentaba en que sobre la fase final de su avistamiento, la tripulación de Gendarmería había observado que el objeto tenía “movimientos propios” como haciendo un “viraje escarpado” y que en un momento se asemejó a un “elemento contundente”.

Tras profundizar el análisis, hemos descubierto que ambas percepciones podrían estar describiendo una fase  de finalización que es usual en este tipo de experimentos ionosféricos, puesto que las nubes de gases metálicos no sólo pueden “moverse” sino incluso se suelen deformar, alineándose con las líneas de fuerza magnéticas tal como lo hacen las partículas del viento solar durante las auroras boreales y australes. De hecho, las nubes ionizadas llegan a adoptar la forma de un cigarro y posteriormente, algunas inhomogeneidades del campo eléctrico les pueden producir considerables distorsiones en su forma.

En conversación telefónica con el Cmdte. Héctor Flores le preguntamos si recordaba cuál fue la forma de “elemento contundente” que adoptó el objeto en su última fase y nos contestó que, si bien no lo recordaba con exactitud, alcanzó a ver que realizabaun “viraje escarpado” de casi 90°. La CEFAe se enfrentó a un desafío intrigante, por lo que se puso a analizar por qué razón podría una nube de bario realizar un viraje tan brusco en la ionósfera, antes de disiparse.

La posible respuesta es que al ser lanzada desde la zona central de Argentina (La Rioja) y con rumbo real 080°, dicha nube de gas ionizado podría haber registrado movimientos verticales u oblicuos al acercarse al límite Este de Argentina, por comenzar a interaccionar directamente con el borde de lo que desde finales de la década del ‘50 se conoce como: “Anomalía del Atlántico Sur”. Dicha Anomalía es una depresión de la magnetósfera en donde la parte inferior del Cinturón de Van Hallen desciende hasta unos 200 km, cuando en realidad debería encontrarse a una altitud de entre 900 y 1000 Km.

En algún momento de su trayectoria hacia el Este, la nube de bario tiene que haber necesariamente penetrado la pared occidental de la depresión en el Cinturón de Van Hallen, pudiendo ser ésta la causa por la que súbitamente se la vio experimentar otro tipo de movimiento, al comenzar a comportarse como una mini-aurora artificial. Finalmente los testigos declaran que el “OVNI” después de cambiar de forma se fue desvaneciendo y luego no lo vieron más. Esta forma de finalización del avistamiento también es compatible con la gradual disipación de una nube de bario para experimentos ionosféricos.

Estos nuevos elementos de análisis llevan a deducir que incluso la porción del testimonio que se refería a movimientos bruscos de la nube ionizada como así también que cambió su forma hacia la de un “elemento contundente”, tienen ambas, un fundamento real,  puesto que las nubes de bario, una vez atrapadas por las líneas del campo magnético terrestre se comportan como mini-auroras, cambiando incluso de forma.

Estos dos datos aportados por los testigos, confirman nuestra hipótesis inicial de una nube de gases metálicos para experimentos ionosféricos. Además de haberse tratado de un avistamiento espectacular, lo realmente extraordinario de este evento tal vez haya sido que los testigos de aquel avistamiento del 2 de noviembre de 1972, bien pueden llegar a contarse entre los primeros seres humanos de la Historia en observar la interacción de una nube de bario con el borde occidental de la depresión de la Anomalía del Atlántico Sur.

Para ver el informe detallado y completo de la CEFAe consultar en su sitio web