La aviación y su compromiso con el medio ambiente

La Asociación de Transporte Aéreo Internacional (IATA) celebra, junto a la industria de la aviación, diez años del primer acuerdo para reducir las emisiones de carbono y reafirma su compromiso para seguir defendiendo una aviación sustentable.

En la Cumbre Mundial de Aviación Sostenible celebrada por el Grupo de Acción del Transporte Aéreo (ATAG), en Ginebra,  Alexandre De Juniac, Director y CEO  IATA, expresó en su discurso: “Hace diez años, toda la industria de la aviación se comprometió a desarrollar una estrategia global para conseguir un crecimiento neutro en carbono y trabajar hacia un futuro sin emisiones, lo que sin duda representaba un difícil desafío. Pero con el esfuerzo y el firme compromiso tanto por parte de la industria como de los gobiernos, el crecimiento neutro en carbono a partir de 2020 será una realidad. Y aún llegaremos más lejos. En 2050, reduciremos nuestras emisiones netas a la mitad de los niveles de 2005″.

En 2008, cuando las aerolíneas se tambaleaban en medio de la crisis financiera y los precios del petróleo alcanzaban niveles históricos, los líderes de aerolíneas, aeropuertos, navegación aérea y fabricantes de aviones firmaron una Declaración en la que se comprometían a desarrollar una estrategia global para la reducción de las emisiones de carbono, basada en cuatro pilares:

  • Inversión en nuevas tecnologías (incluidos los combustibles de aviación sostenibles);
  • Mejora continua de la eficiencia operacional;
  • Uso más eficiente de las infraestructuras;
  • Y un plan mundial de medidas basadas en el mercado.

Gracias al esfuerzo conjunto y al compromiso, diez años después, la industria de la aviación, demuestra firmes resultados: volar hoy consume un 20% menos de combustible, por lo que queda demostrada la eficiencia del combustible en la aviación sustentable. Sin perder de vista que durante el acuerdo histórico en la Asamblea de la Organización de Aviación Civil Internacional (OACI), 2016 se trabajó sobre el Plan de compensación y reducción de carbono para la aviación internacional (CORSIA); hecho que  facilitará el crecimiento neutro en carbono a partir de 2020.

Ahora, la prioridad es implementar CORSIA con éxito como un plan global basado en medidas de mercado, y persuadir a más gobiernos para que se unan de forma voluntaria, dijo De Juniac.

Reducir las emisiones de carbono al 50% respecto a los niveles de 2005 en 2050 (2050/menos 50) será un desafío aún mayor. “El progreso en tecnología, operaciones e infraestructura, especialmente en lo referente a gestión del tráfico aéreo, igualará o, incluso, mejorará la eficiencia que hemos alcanzado en consumo de combustible durante la última década. Pero nuestra meta «2050/menos 50» pondrá a prueba nuestra capacidad para llegar aún más lejos. Puede que nuestro avance no siga siempre una trayectoria firme, pero «volamos» en la dirección correcta”, expresó el Director de IATA.

De esta manera, la industria está preparada para los avances tecnológicos que se vienen en la próxima década: aviones híbridos, eléctricos, y la expansión a gran escala de combustibles sostenibles.

Fuente y Foto: IATA